Sia revela que tiene dolor crónico

05.10.2019

La cantante compartió por Twitter que sufre una enfermedad poco conocida y que puede llegar a causar mucho dolor.


La cantante, quien también padece dipolaridad y la enfermedad de Graves, reveló su nuevo diagnóstico. 


El pasado viernes la cantante Sia Kate Isobelle Furler, conocida como Sia, se sinceró con sus fans y con el mundo en general, ya que reveló que sufre de dolor crónico causado por una enfermedad neurológica. 

La compositora Australiana, reveló que sufre de un síndrome llamado Ehlers-Danlos que, de acuerdo con la página de la Clínica Mayo de EE.UU, es un conjunto de trastornos que afectan principalmente el tejido conjuntivo, una mezcla de proteínas y sustancias que aportan fuerza y elasticidad a estructuras que sostienen el cuerpo, como la piel, las articulaciones y las paredes de los vasos sanguíneos.

Las personas que padecen este síndrome suelen tener hiperelasticidad en sus articulaciones y la piel frágil, lo que se puede convertir en un problema al tener heridas que requieren suturas, pues la piel no es lo suficientemente fuerte para sostenerla. 

Hey, estoy sufriendo de dolor crónico, una enfermedad neurológica, Ehlers Danlos, y sólo quería decirles a aquellos de ustedes que sufren dolor, ya sea físico o emocional, los quiero,  sigan adelante. La vida es jodidamente dura. El dolor es desmoralizador, y no estás solo.

Otras complicaciones más graves que esta enfermedad puede causar, son rupturas en el intestino, y en el útero en el caso de las mujeres. 

Una vida difícil

La cantante internacional no ha tenido un camino fácil para llegar a la cima.

Tal vez lo menos grave de Sia ha sido su divorcio del cineasta Erik Anders, con quien estuvo casada dos años y que después de mucha "búsqueda en sus almas y reconsideración", decidieron no seguir con su matrimonio

Su carrera comenzó como la vocalista de la banda Crisp a mediados de los noventa. A pesar de ello el grupo se separó en 1997 y después de eso decidió mudarse con su novio Dan Pontifex a Londres. Sin embargo, eso tampoco duró mucho ya que fue atropellado por un taxi y lamentablemente falleció. 

La cantante regresó a Australia, pero, los amigos de su novio le insistieron que viviera con ellos en Londres, una oferta que aceptó, sin saber que eso la llevaría por el camino de las adicciones. 

"Llegué y éramos 13 personas viviendo en un apartamento de tres habitaciones, y todos estábamos de luto y nos emborrachamos durante mucho tiempo. Todos estábamos devastados y nos excedimos con las drogas y alcohol. Desafortunadamente esa juerga me duró seis años", contó al diario Sunday Telegraph en 2007. 

"Yo fui una cantante por 10 o 11 años de éxito mediocre y era una alcohólica y una drogadicta, y después logré estar sobria y decidí que no quería ser artista porque empecé a ser un poco famosa y me desestabilizó de cierta forma. Así que pensé ¿qué no existe en la música pop por el momento? y era ¡el misterio! sabes, hay muchas fotos en Instagram de todos en el dentista", confesó la cantante a James Corden en Carpool Karaoke.  

Con el tiempo su adicción la llevó a consumir Xanax y OxyContin tras ser diagnosticada con trastorno bipolar que la dejó en el límite y se acercó al suicidio. Dejó una nota de despedida en el 2010. Unos años después, se incorporó a un programa de 12 pasos para adictos y ahora está sobria. 

Pero sus problemas siguieron, ya que fue diagnosticada con Enfermedad de Graves, una padecimiento autoinmune que le ocasiona problemas en la tiroide, además de fatiga y dolores musculares. 

Sin embargo Sia confirmó que no está lista para dejar de trabajar. "He establecido un modelo en donde puedo envejecer, la peluca no envejece", le dijo a la revista Rolling Stone.